En Costanza, poemas de “Lejanas bengalas estallan”, el último libro de Carina Sedevich.

 

5

 

Atrás quedó nuestro tiempo

y no recuerdo

casi nada con exactitud.

Sin embargo,

cada vez que escucho música,

imagino que bailamos.

 

 

4

 

Graniza, de pronto.

 

Mi hijo duerme

en esta casa

donde su infancia no ocurrió.

Mi mano en su espalda

es la ternura.

 

Apago la lámpara a su lado.

Dejo mi lámpara encendida.

 

Lo cubro

como en una cuna.

Silencio a la gata

que lo ronda.

 

—El hielo seco nos golpea.

La flor tibia

del jacarandá

se habrá perdido—.

 

 

Para leer el resto de los poemas, presionar el enlace:

 

 

 

Poesía de María Laura Decésare, en el número 3 de Costanza

 

 

RETRATO

 

El espejo se rompe

y avanza la imagen de lo pequeño

que olvidamos hace tiempo.

Con asombro vemos unos ojos

de mirada limpia

que casi no podemos reconocer.

Ha pasado tanto

sobre nuestras cabezas

que el claro de esos ojos nos toca

y es mejor

estarse quieta por un rato.

 

 

 

PURASANGRE

 

Como un caballo de carga

que debe ir hacia adelante

sin descanso, sin parar,

así me siento hoy.

Con el peso sobre el lomo

es imposible rebelarse

pero el amor exige más.

Escucho el sonido del viento,

me dice al oído: libertad.

 

 

Ya está en línea el número 3 de Costanza Revista Literaria

Poemas de Ernestina Elorriaga, María Laura Decésare, Carina Sedevich y Enesa Mahmić. Cuentos de Carlos Pereiro, Saccas, Luigi Pirandello y Julio Antonio Coriglano. Ensayo de Luis García de la Torre.